Hoy por la tarde reuní mis libros que llevo leídos este 2010 para la sesión fotográfica de rigor; en todo momento tuve que lidiar con el robacámaras de Aryel, pero creo que no me han salido del todo mal las fotitos. Esta lista la vengo elaborando desde el domingo, la cual incluye no sólo los libros de mi propiedad (3 de ellos releídos) sino también los que me prestaron (4), un par de e-books, y los que abandoné o dejé a medias.

A diferencia del año pasado, esta vez he apelado a los colores para remarcar mis gustos y disgustos; de manera que en verde están los títulos para mí imprescindibles; en azul los que me gustaron y creo que gustarán a más de uno; en granate los que en parte me decepcionaron (expectativas demasiado altas), aunque no por ello son malos. En rojo van los que considero malísimos, pero como sobre gustos y colores..., habrá quien los haya disfrutado o disfrute cuando se decida a leerlos. Como verán, priman los regularones: en negro.

Un detalle: aquí y aquí encontrarán someros comentarios y/o divagaciones en torno a los primeros catorce títulos. Antes de dejarles con mi recuento, les deseo a todos ustedes, mis amigos, una ¡FELIZ NAVIDAD! Pásenlo lindo en compañía de sus seres amados. :-)

***

1. En el tiempo de las mariposas, Julia Álvarez
2. El descubrimiento de España, Fernando Iwasaki
3. Los hombres que no amaban a las mujeres, Stieg Larsson
4. Los santos inocentes, Miguel Delibes
5. El séptimo velo, Juan Manuel de Prada
6. Exploradores del abismo, Enrique Vila-Matas
7. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, Sietg Larsson
8. La palabra del mudo (I), Julio Ramón Ribeyro
9. La reina en el palacio de las corrientes de aire, Stieg Larsson
10. Hijos sin hijos, Enrique Vila-Matas

11. El Museo de la Inocencia, Orhan Pamuk
12. El corazón helado, Almudena Grandes
13. Ni de Eva ni de Adán***, Amélie Nothomb
14. El sueño de Inocencio, Gerardo Laveaga
15. La palabra del mudo (II), Julio Ramón Ribeyro. Los cuentos de mi compatriota no tienen pierde.
16. La hierba roja, Boris Vian. Desconcertante. Es un autor a descubrir.
17. La soledad de los números primos, Paolo Giordano. No me gustó el estilo (pobrísimo), detesté a uno de los personajes.
18. Cartas a Juan Antonio I (1953 - 1958)**, Julio Ramón Ribeyro
19. Cartas a Juan Antonio II (1958 - 1970)**, Julio Ramón Ribeyro. Tarde o temprano tendré que adquirir estos dos libros.
20. Los mejores cuentos de hombres casados, Marcelo Birmajer. Una suerte de antología bastante irregular.
21. Una novelita lumpen*, Roberto Bolaño. Una nouvelle del chileno sin pretensiones, escrita por encargo, pero que ni en su relectura me ha decepcionado. Supuestamente el próximo año será llevada al cine.
22. El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, Haruki Murakami. Creo que de puro fan no la dejé a medias (y porque me costó lo suyo). Felizmente mejora en los tramos finales. Nunca la recomendaría.
23. El discurso vacío, Mario Levrero. Es como si el uruguayo te preparara el terreno para algo mejor.

24. Vivir al día, Miguel Delibes. Compilación de artículos de este genial escritor  (1953 - 1967).
25. La traición de Rita Hayworth, Manuel Puig. Estilo infumable. Mi novela favorita de Puig seguirá siendo El beso de la mujer araña.
26. El asombroso viaje de Pomponio Flato, Eduardo Mendoza. Sí, me reí.
27. La novela luminosa, Mario Levrero. ¡Qué delicia de libro!
28. La muchacha de las bragas de oro, Juan Marsé. Uff. ¡Vaya desenlace!
29. El rufián moldavo, Edgardo Cozarinsky. No me disgustó.
30. Veinticuatro horas de la vida de una mujer, Stefan Zweig. Habrá que buscar sus títulos más recomendados, aunque la verdad no me atraen los libros de tan pocas páginas.
31. Triste, solitario y final, Osvaldo Soriano. Anodina.
32. Sin noticias de Gurb, Eduardo Mendoza. ¡Desternillante!
33. En tierras bajas, Herta Müller. Una regular colección de cuentos de la Nobel 2009.

34. La bailarina y el inglés, Emilio Calderón. Podría ir en azul.
35. Engaño, Philip Roth. Como no tenía buenas referencias, pues es uno más de los libros que llevo leídos de este gran escritor norteamericano.
36. Abierto toda la noche, David Trueba. Hilarante, sí, pero un humor bastante vulgar.
37. Mauricio o las elecciones primarias, Eduardo Mendoza. Se deja leer.
38. Parménides, César Aira. Todavía no lo asimilo.
39. Saber perder, David Trueba. A pesar de que por ratos tenía la sensación de estar ante una telenovela escrita, la recomiendo, máxime si te gusta el fútbol.
40. El Tercer Reich, Roberto Bolaño. Tiene el sello de Bolaño. No la recomendaría para iniciarse en los libros del chileno.
41. El sabueso de los Baskerville, Conan Doyle. Me reoncilié con Sir Arthur.
42. El búfalo de la noche, Guillermo Arriaga. Se nota el oficio de guionista de su autor.
43. Lo que le falta al tiempo, Ángela Becerra. Me gustó más que Ella, que todo lo tuvo, y eso es bastante.

44. Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría. Sí, ya me lo habían advertido... Eso sí, pensé en alguien que tal vez le gustaría leer algo así.
45. Mil soles espléndidos, Khaled Hosseini. Dura, emotiva, lástima que demasiado maniquea.
46. El asedio, Arturo Pérez-Reverte. Fascinante en varios pasajes. P-R derrocha talento en esta novela.
47. La verdad sobre el caso Savolta, Eduardo Mendoza. Pensé que iba a ser más compleja, estructuralmente hablando. Me olía el final.
48. Arqueros, ilusionistas y goleadores, Osvaldo Soriano. Excelente selección de relatos y crónicas que todo amante del fútbol debería leer.
49. El hombre en el castillo, Philip K. Dick. Flojo desenlace.
50. Utz, Bruce Chatwin. Confieso que la compré exclusivamente por su número de caracteres: 3
51. Fuera, Susanna Tamaro. No pueden editar un libro de cuentos tan simplón.
52. El sobrino de Wittgenstein, Thomas Bernhard. Un deleite.
53. El arte de la resurrección, Hernán Rivera Letelier. Me recordaba a otros libros ambientados en la "exótica" latinoamérica y sus excéntricos personajes, costumbres y peculiar forma de hablar.

54. En el nombre del cerdo, Pablo Tusset. La vi y me acordé de una reseña de Isi. Tiene un personaje entrañabilísimo.
55. Dublinesca, Enrique Vila-Matas. El catalán en estado puro.
56. Matar a un ruiseñor, Harper Lee. Tengo una duda: ¿Seré un insensible? Algo me dice que en mi chiquititud vi la película y por eso ya intuía cómo iba a acabar.
57. El desencuentro, Fernando Schwartz. Va de amores algo tortuosos.
58. El laberinto de las aceitunas, Eduardo Mendoza. ¡Espléndido! Qué gran narrador es Mendoza.
59. Valfierno, Martín Caparrós. Muchas vueltas para algo que prometía y naufraga en el intento. Podría ir en rojo.
60. Dietario voluble, Enrique Vila-Matas. ¿Ya les conté que V-M vino a Lima?
61. La aventura del tocador de señoras, Eduardo Mendoza. Quizá un escalón más abajo que su predecesora.
62. Firmin, Sam Savage. ¡Oh, la ratita!
63. Sonata para kamikazes, Giancarlo Poma Linares. Plausible.

64. Cuatro amigos, David Trueba. Ligera, tragicómica.
65. Crecer es un oficio triste, Santiago Roncagliolo. Cuentos la mayor parte ambientados en la Lima de los ochenta. Una Lima que ya es parte del pasado.
66. Todo bajo el cielo, Matilde Asensi. Trepidante, lenguaje plano. Algo inverosímil.
67. Historias de amor, Adolfo Bioy Casares. Un solo cuento se salva.
68. El cuento número trece, Diane Setterfield. Intrigante, por ratos no sabía por dónde iba la cosa. Al final todo encaja. Una oda a la literatura, a los libros; al arte de contar como exorcismo y salvación.
69. Todo fluye, Vasili Grossman. Desgarradora. Como para empezar a descubrir a este escritor ruso. No es una novela convencional. Tienen que leerla, así como darle una oportunidad a Vida y destino.
70. Tierras de poniente, J.M. Coetzee. Dos nouvelles conforman el primer libro del Nobel sudafricano. La segunda me recordó a Cormac McCarthy por su crudeza y brutalidad.
71. La semana tiene siete mujeres, Gustavo Rodríguez. Para pasar el rato.
72. Nuestra pandilla, Philip Roth. Maneja un peculiar sentido del humor crítico a la era Nixon.
73. Las formas de la pereza, Héctor Abad Faciolince. Un muy buen conjunto de ensayos del autor de El olvido que seremos.

74. Los pilares de la tierra, Ken Follett. No apunté nada, no tiene ninguna cita citable, pero cómo me tuvo enganchado.
75. Lecturas de mí mismo, Philip Roth. Imperdible para sus fans.
76. Un beso de invierno, José de Piérola. Hay una versión corregida y aumentada de esta novela que se sitúa dentro de las narraciones de la violencia política.
77. El corrido de Dante, Eduardo González Viaña. Retrata lo duro y fregado que es ser un inmigrante en USA.
78. El futuro de mi cuerpo**, Luis Hernán Castañeda. ¡Qué decepción!
79. El extranjero*, Albert Camus. Placentera relectura.
80. Las uvas de la ira, Jonn Steinbeck. ¡Tremenda! De lectura obligatoria.
81. Tan cerca de la vida, Santiago Roncagliolo. No hacía falta que su autor mencionara a Murakami y a las pelis de terror asiáticas como sus referentes.
82. El sueño del celta, Mario Vargas Llosa. Para mí está lejos de sus obras maestras, pero hay que reconocer que hace de Roger Casement un personaje fascinante.
83. Esperando a Godot, Samuel Beckett. Teatro del absurdo, le llaman.
84. Opiniones de un payaso*, Heinrich Böll. El narrador personaje me resultó un ser insufrible.
85. La conspiración de la fortuna, Héctor Aguilar Camín. Mafias, narcotráfico, corrupción a todo nivel, y la alegría de estar vivos pese al infortunio.

86. El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad. Una joyita.
87. El camino, Miguel Delibes. Otra joyita.
88. Derrumbe, Ricardo Menéndez Salmón. Desasosegante.
89. Cinco horas con Mario, Miguel Delibes. Ya la comenté. Sigo sin ver la peli.
90. Verano, J.M. Coetzee. De lejos es uno de sus mejores libros. Vendría a ser la tercera parte de sus autobiografías noveladas, pero hay un cambio de registro potencializador.
91. Otros lugares de interés, Enrique Planas. No hay mucha sorpresa al final.
92. La violencia del tiempo, Miguel Gutiérrez. Ambiciosa novela que no sólo se desarrolla en territorio nacional, sino que también nos traslada a las comunas de París, a la España de fines del S. XIX. Por sus páginas se pasean 5 generaciones. Es un monumental fresco que retrata las desigualdades que aún imperan en el Perú.
93. Nueve semanas y media***, Elizabeth McNeill. La curiosidad me llevó a imprimir esta novelita, supuestamente para incrementar mi bagaje sobre literatura erótica. ¡Pésima!
94. Karaoke, Leonardo Aguirre. Fuera del ámbito local, este libro sonará a chino.
95. Voces del desierto, Nélida Piñon. La protaginista es Sherezada (ficción sobre la ficción). Exquisita por momentos gracias a su refinado erotismo. Lástima que le sobran páginas. Podría ir en azul.
96. Extraña forma de vida, Enrique Vila-Matas. "Lo que pasa cuando no pasa nada" de Dublinesca, pero en versión comprimida. ¡Buenísimo!


_____________
(*) Relecturas: 3
(**) Préstamos: 3 (Ya conseguí mi ejemplar de Las uvas de la ira.)
(***) E-books: 2



Abandonados, leídos a medias:

Yo, Goya, Carlos Rojas

La caza sutil, Julio Ramón Ribeyro
Cuentos. Volumen I, Scott Fitzgerald
Expiación, Ian McEwan

26 comentarios:

Isi dijo...

Se te ha olvidado decirnos cómo son los que están en negro ;)
¡¡97!! madre mía, y veo que hay tochos de campeonato entrelos libros.
Me sorprende El museo de la inocencia, pues he leído por ahí que es una obra maestra y, la verdad, estoy interesada.
Me alegro de que te gustara En el nombre del cerdo :D
Me sorprende que el de Ángela Becerra no esté en rojo o directamente en la lista de abandonos jajaja, así que quedo a la espera de saber qué es el negro ;) Por otra parte, me sorprende vero en el mismo color que Stefan Zwieg... (y me preocupa, sí).
Ya sabes que me alegro de que disfrutaras con Los pilares y con El corazón helado, que también son de mis libros favoritos.
Apuntaré los rojos para huir de ellos en cuanto los vea jijiji.

R. dijo...

Gracias por avisarme, Isi. Ya edité el post. En negro van los regularones (olvidé especificarlo).
La novela de Pamuk está en granate porque no colmó mis expectativas; esperaba una maravilla de principio a fin. El Museo de la Inocencia es un libro típico del turco, donde además de la trama principal (un amor enfermizo, obsesivo, que linda con los inverosímil) hay todo un recorrido por las calles de Estambul, descripción de costumbres, etc., que es lo más rescatable, lo más sustancioso, el sello de su autor. El gran problema que tiene para mí es su supuesto narrador y obseso personaje, Kemal, llevado hasta el límite, quien al final como que se redime... En fin. A ver si le das una oportunidad y comentas.
Eres implacable con Ángela Becerra. ;)
Ya te pediré información detallada y desclasificada sobre Zweig.
Es un hecho que la nueva novela de Ken Follett será mi primera lectura del 2011.
Saludines,
R.

Isi dijo...

Por cierto, estaba revisando el post anterior y ¿la caída de los gigantes en tapa blanda? ¿es posible?

cosas de bara dijo...

Hola R.,
Cuando hay una lista de libros, películas, de cualquier cosa, siempre me quedo leyendo, prestando atención, una simpleza que tengo.
Si no fueses tan letrado, ante tu lista, diría, ¡mola!,

Muchos de los libros de los que hablas no los leí, últimamente leo tanto japonés (y de algún amigo) que me voy a quedar sin saber qué se cuece por otros lares.

Tu lista está bien, qué cosas dices de "El fin del mundo...". , apuntaré alguno, si tengo tiempo y me dejan los japoneses.
Yo no hice una lista, pero dije de un libro que era el mejor del año, soy una atrevida, evidentemente es de un japonés (no es de Murakami).
Hasta otra, si sigues con el blog (algo dices por ahí abajo que te vas), me pasaré por aqui, si te parece,

Bara

Lahierbaroja dijo...

¡La hierba roja en negro! ¿Pero cómo? Jajaja. Veo que hay de todo, muchos libros, en algunos coincidimos, otros los tengo apuntados.

Seguro que el año próximo te superas. ¡Qué máquina!

Homo libris dijo...

R., pospongo mis lecturas en Internet hasta el día 27 pero no quería irme sin desearte unas felices fiestas.

¡Feliz Navidad!

Vero dijo...

R. solo puedo decirte felicidades por leer tantísimo y pegarte todo el trabajazo de ir poniendo colores etc
Vaya pasada, cuántas lecturas!!!!!!!!Veo que te gustó Gurb jaja yo me moría de risa cuando lo leí hace ya muchos años!!

Me apunto a Mario Levrero.

R. dijo...

Isi: Bueno, ya te conté por el chat que es una edición importada de Argentina, y en comparación al de tapa dura, que traen de España, hay un significativo ahorro. :)

Bara: ¡Bienvenida!
A mí también me encantan las listas que hacen los amigos en sus blogs, listas de todo tipo, para todos los gustos.
Yo tengo un déficit con la literatura nipona y no es por falta de interés, sino porque en el mercado librero limeño no hay mucho de dónde escoger.
Murakami sigue siendo uno de mis autores favoritos. Es más, el año pasado le dediqué un post. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo está en mi top de mejores libros leídos hasta ahora.
Me has dejado con la intriga por saber cuál es el título de tu mejor libro del año. Veré si lo mencionas en tu blog.
Te cuento que hay Fenixcidio para rato. Pasa cuando quieras. Estás en tu casa. ;)

Lahierbaroja: Bueno, ya te pediré consejo por cuál libro retomar a Boris Vian. Si mal no recuerdo, mostraste un título en un IMM pasado.
A ver qué nos deparará el próximo año. Yo quiero ahora sí darle más tiempo al séptimo arte. :)

Homo libris: ¡Una Feliz Navidad para ti también, amigo!
Yo mañana me desconecto hasta el lunes. ¡Pásalo lindo!

Vero: Felizmente estoy en plenas vacaciones (aunque cortas), así que fue muy divertido hacer este post.
Permíteme sugerirte empezar a leer a Mario Levrero por su Trilogía involuntaria. Además, viene en un estuche simpaticón, en la editorial DeBolsillo.
Gurb fue un mate de risa. :DDD

Pasen una Feliz Noche Buena.
Abrazos,
R..

Teresa dijo...

http://algundiaenalgunaparte.wordpress.com/
R. te pongo ahí este enlace, es de un blog interesante y escribe sobre una librería de Lima El Virrey que se va a cerrar, me hagustado y te lo mando.
La lista me ha encantado, y sobre todo me encanta que nos digas los que note han gustado para no picar.
Con algunos autores coincido totalmente contigo, Camus, Abad, Grandes, en fin bueno de lo bueno.
No conozco nada de Mario Levrero y veo que tú eres un conocedor y admirador de su obra, me apunto para este año empezar con él.
Un abrazo
Teresa

Jesús Artacho dijo...

Muy interesante esta entrada, ya la vi el año pasado y estaba pensando en hacer una parecida, aunque claro, saldrán menos libros!!

He decidido que el próximo que lea de Vila-Matas sea "Dublinesca".

Ya veo que tú también disfrutas con Mendoza...

Como me gustó "Desgracia", me apunto el de Coetzee, así como el de Grossman.

Y que vivan Mario Levrero y Thomas Bernhard!!

Un abrazo.

R. dijo...

Teresa: Accedí al artículo que Vila-Matas publicó en El País, este martes, gracias a un par de blogs literarios locales. El hecho era inminente, para tristeza de los amantes de los libros. Te invito a leer una entrevista a la dueña de El Virrey, Chachi Sanseviero, aquí.
Cómo voy a extrañar, además, a la gata que se paseaba por la mítica librería sanisidrina. Fotos de la michi aquí y aquí. :(
Ojalá consigas ese magnífico librito de ensayos de Héctor Abad Faciolince.
Gracias al amigo Mario conocí a Levrero. Oesido y Jesús también lo han leído con placer: más motivos para que le des una oportunidad. ;)

Jesús: Esperamos tu recuento y/o balance del año que se va. :)
Dublinesca está llena de referencias culturales. Como el catalán no es un desconocido para ti, apuesto que vas a disfrutar de la novela.
He le leído bastante a Coetzee y para mí Desgracia, Verano, El maestro de Petersburgo, Esperando a los bárbaros y Foe son de lo mejorcito de su obra.
Thomas Bernhard: alguien que debo seguir leyendo. Levrero: ¡un capo!

Que pasen unas bonitas fiestas.
Abrazos,
R.

loquemeahorro dijo...

Caramba qué reseña más rica y cuántas cosas que comentar.

Dejaré a un lado, por una vez, la sensación perenne que tengo al leerte de que yo no soy lectora, ni nada, que es todo mentira.

Lo de las expectativas demasiado altas: Cielos, cuántas veces me ha pasado. Yo a "Matar un ruiseñor" lo pongo tan por las nubes, que dudo que a nadie le pueda gustar tanto como se espera.

Por el mismo motivo, me da miedo "atacar" Las uvas de la ira, así como "Vida y destino".

Respecto a mi amadísimo Mendoza, tengo en casa y siempre a punto de empezar La Verdad sobre el caso Savolta, quizá no debería, al ser un libro "de juventud" (creo) que probablemente me decepcione.

Y sí, el tocador de señoras es inferior a El Laberinto de las Aceitunas. Casi toda la literatura de humor (de cualquiera) es inferior al Laberinto... (y de Gurb, ya no hablemos).

¿La Soledad de los Números Primos es granate o rojo? Lo pregunto en serio, por el comentario.

Me alegra ver que coincidimos en la opinión sobre Mil Soles Espléndidos, yo lo vi muy adecuado como denuncia de una situación, o como obra divulgativa, pero sí, también es la definición de maniqueo.

Sobre Boris Vian: Leí La Espuma de los días hará 17 años y todavía estoy impactada. Increíble.



Y Feliz Navidad, por cierto!!

pd. ¿Ah, pero Nueve semanas y media se basaba en algo? Pensé que no tenía guión ni nada.

R. dijo...

Loque: Con Matar un ruiseñor me pasó que inevitablemente la comparé con otras ficciones sobre temas de discriminación, injusticia, desigualdad, etc. que autores nacionales como Ciro Alegría y José María Arguedas escribieron en su época.
De Eduardo Mendoza sigo buscando el primero de la trilogía: El misterio de la cripta embrujada. A Gurb y a El laberinto... los presté y cómo han gustado. :)
Sí, La soledad de los números primos seguirá en granate, básicamente por lo que dije en Bibliolandia, y que no puedo transcribir acá porque contiene spoilers.
Me parece que el título que acabo de leer de Eco va a ir en 3 colores: azul, granate y rojo... :/
Me apunto La espuma de los días.
¿Se puede decir Feliz día de los Inocentes? Lo digo por mañana, 28. :D
Saludines,
R

P.D. Sí. La conocida película ochentera con Kim Basinger y Mickey Rourke está basada en la única novela de Elizabeth McNeil.

Valeria dijo...

Recién descubro tu blog, lo qu está bueno porque me dio la oportunidad de conocer todas tus lecturas, que son muchísimas, realmente!!! Si bien no he leído ninguno de los libros categoría "verde", sí comparto la lectura de unos cuantos de los azules y también estoy de acuerdo con algunos de los "rojos", por ejemplo el de Murakami, que yo (super fan) lo dejé de leer. Quedo como seguidora y que el 2011 nos encuentre compartiendo y conociendo muchos libros mas!!!! (Veo que vos comprás libros importados de Argentina, yo los compro on line a España!!)

Axel Lewis dijo...

Hola. Me parece extraordinaria su lista de lectura. Tomáré apuntes de varios títulos y autores. Yo la verdad no paso de contar con los dedos de una mano los que leí este año. Vida y Destino fue una de ellas: obra maestra que no se queda atrás a Guerra y Paz. Recomiendo Las Benévolas de Littell. De nuevo invito lo invito al foro Locus Literario. De parte de A. L. moderador encargado. Saludo cordial.

R. dijo...

Valeria: ¡Bienvenida a Fenixcidio!
Acabo de leer tu balance del 2010, y por lo que comentas, y comentan otros amigos bloggers, parece que Invisible, de Paul Auster, me va a decepcionar. De sus novelas sigo sin leer aquella, Un hombre en la oscuridad y Sunset Park, así que no sé con cuál de esos títulos retomarlo el próximo año.
Yo de puro terco no abandoné la novela de Murakami, y creo que al final en algo se compuso la cosa.
Paso a incluir La lectora omnivora a mi lista de blogs amigos, así que nos seguiremos leyendo. ;)
(Aún no puedo darme el gusto de adquirir libros on line de otros países. Todas mis compras las hago a nivel local. Eso sí, 4 excelentes libros me fueron obsequiados desde España. :))

Axel Lewis: Esta lista refleja que para mí la lectura es un vicio; quiero creer que un vicio sano.
Recuerdo haber leído que la novela de Vasili Grossman era algo así como la Guerra y paz del siglo veinte. Apunto tu recomendación.

Gracias por sus comentarios.
Saludos,
R.

mario skan dijo...

Que buenos libros tenés. Sobre todo quisiera hacerme cargo de las novelas de Vila-Matas que por ahora leí dos. Te cuento que estoy con Dublinesca, un tributo a Joyce y al círculo que se creó a su alrededor y que se sigue expandiendo. De tu lista de libros hay autores que me parecen desconocidos y otros a los que me gustaría conocer con premura como es el caso de Ribeyro, También sería bueno deleitarse con alguna historia de E. Mendoza y la de Harper Lee, que me suena tanto pero no consigo.
Que pases un comienzo de año genial.
abrazo

R. dijo...

¡Hola Mario!
Vila-Matas es de mi agrado, algún día intentaré explicar el porqué. Este año en España editaron en un solo tomo todos los cuentos de Ribeyro y ha cosechado muy buenas críticas. Espero que pronto lo descubras en cualquiera de sus facetas.
La novela de Harper Lee la encontré en esa edición de la foto: la entrañable colección 100 Best-sellers de Oveja negra. Espero que la consigas.
Gracias por tus buenos deseos y que este 2011 sea un súper año para ti y los tuyos.
Un abrazo,
R.

Anónimo dijo...

¡ohhhh! ¡buenísima la idea de poner colores a las clasificaciones! ¡me ha encantado! y luego ¡que barbaridad! me quedo con el ojo cuadrado de tantos y tantos libros...estoy como loque, que vengo a visitarte y no me siento ni lectora aficionada jajaja...
me han gustado muchísimo los títulos en rojo porque se que debo huir de ellos y me queda claro que el ultimo título de Murakami no es con el que debo comenzar para leerlo.
Nada, que hay mucho de provecho en tu entrada y que me la llevo impresa incluso para darle otra leída con calma absoluta.
¡Gracias y felices fiestas!
Ale.

R. dijo...

Ale: Conozco personas a quienes esa novela de Murakami les ha fascinado. Pero de todas maneras sí me atrevo a sugerirte que cuando te decidas a leer al japonés empieces por sus novelas realistas.
Gracias por tus palabras. Me animan a seguir con el blog.
R.

T dijo...

Veo q la lista del 2010 sobrepasó a la del año anterior :D y esta vez con colores q la hacen más amigable y fácil de leer.
Coincido contigo en los comentarios de tres libros q disfruté mucho y tb en uno q dejé a medias: Expiación.
Ya tomé los apuntes respectivos y gracias x compartir tu amor por la literatura.
Abrazos de nuevo año

R. dijo...

Me acuerdo perfectamente de esos 3 libros.
De todas maneras pienso retomar Expiación. No la empecé en un buen momento.
¡Feliz 2011, T!
R.

RebecaTz dijo...

Wowwwwww, R., ¡menuda lista! Ni en mis mejores años lectores alcanzo a leer todo eso, pero debo decir que 2010 fue especialmente malo para mí. :/

Veo con cierta sorpresa que no te gustó mucho el libro de Pamuk; en cambio no me sorprende lo que dices acerca de Matar un ruiseñor.
Tomo nota de los títulos en verde y azul, ya leí algunos de ellos y el que no me gustó tanto fue Sin noticias de Gurb (creo que me faltó algo de contexto español en cuanto a ciertos personajes para comprender los chistes cabalmente).
¡Feliz Año!!!

R. dijo...

¡Qué gusto tenerte por acá nuevamente, Andrómeda!
Creo que cualitativamente el 2009 me fue mejor en lecturas. Esperemos que este 2011 nuestras expectativas lectoras se colmen.
A pesar de todo seguiré leyendo a Pamuk. Lástima que Harper Lee sea autora de una sola novela: ¿una Bartleby vilamatiana?
Me acuerdo de Gurb y me acuerdo de la cara de la gente que me veía leerlo en el micro, de regreso a casa, el mismo día que lo conseguí, jeje.
¡Que tengas un súper año!
R.

Marta Marne (Leer sin prisa) dijo...

¿Cómo se pueden leer 96 libros en un año????????? Madre mía, con la boca abierta me has dejado!! Enhorabuena.

R. dijo...

¡Bienvenida a Fenixcidio, Atram14!
Al final la cifra de libros leídos quedó en 99... Lástima que ninguno incrementó la lista de títulos en verde, pero sí la de azul. ;)
Ya tengo asumido que para mí leer es un vicio, así que aprovecho los domingos para leerme en su integridad un libro de pocas páginas. Durante los días de semana limito mi acceso a internet, veo poca TV, actualizo de cuando en cuando el blog, etc.
Enhorabuena por tu blog (que esá de estreno) y felices lecturas.
R.